Balance de mis primeros dos meses en Patreon

Después de dos meses utilizando Patreon, decidí que había llegado el momento de hacer un poco de balance sobre mi experiencia con dicha plataforma de crowdfunding. Para los que todavía no lo sepan, Patreon es como un Verkami, pero en lugar de servir para un proyecto en concreto está pensado para que el artista (músico, dibujante, escritor, loquesea) vaya produciendo de manera regular a cambio de las aportaciones económicas que también llegan de manera regular (por trabajo concreto o mensual).
Desde que empecé, tan solo he tenido dos patrones que me han acompañado durante todo este tiempo y eso me ha llevado a plantearme las cosas. Primero analizaré la plataforma en sí y luego haré autocrítica.
La idea de Patreon me parece excelente. En estos tiempos post-todogratis en los que se reivindica más que nunca el que un artista tenga derecho a vivir de su trabajo o al menos a percibir una remuneración justa por este, me parece la mejor solución. Una de las cosas que más me han gustado de la experiencia ha sido el feedback que puedes recibir de tus patrones (mecenas). Por norma general, cuando escribes algo es difícil conocer la opinión de quien te lee a no ser que se trate de tus lectores beta habituales o tus compañeros de taller literario, si es que estás metido en alguno. Pero en esta plataforma puedes colgar lo que escribes y al poco rato puedes recibir las opiniones de aquellos que han pagado por ese contenido e iniciar un buen debate sobre las influencias, lo que cada uno ha recibido o incluso recibir propuestas de escritura… En estos dos meses y con solo dos patrones la experiencia ha sido enormemente enriquecedora para mí. Pienso que si hubiese más gente participando ganaría mucho, mucho más.
Ahora los inconvenientes. Uno: solo está en inglés. Para mí no es un problema, pero para otra gente sí que puede serlo el no acabar de enterarse muy bien de qué hace la plataforma. Da igual que uno lo explique muy bien en su post de presentación, la gente tiene que saber dónde se está metiendo aunque sea para aportar un solo euro. El problema es que no hay alternativas en castellano. Estoy seguro de que saldrán, pero para entonces yo ya me habré borrado el mío o estaré tan consolidado en esta plataforma que no querré cambiarme. Otro problema es que no hay manera de saber cuánta gente ha entrado en tu página. No hay ni la más mínima métrica. Así que lo que cuelgas es como hacer una pintada reivindicativa en un muro: nunca sabes si alguien la verá y mucho menos si podrás convertirla para tu causa. Y esto creo que va muy en contra de los usuarios que no saben si alguien ha entrado en su página.
Ahora la autocrítica. En el momento de abrirlo tenía claro que no había hecho el trabajo previo pero me urgía tener una plataforma en la que empezar a tener algún ingreso residual por pequeño que fuese y que me permitiese ir ahorrando algo. Ese fue el motivo por el que quise invertir mi tiempo y esfuerzo en Patreon: Me hice las siguientes preguntas ¿qué puedo hacer para conseguir ir ahorrando poco a poco? OK, tengo un proyecto pero todavía no da (cosa totalmente normal porque necesita su tiempo). ¿Hago algo que esté relacionado con lo que estoy haciendo ahora o me pongo con otra cosa? La respuesta a esta segunda pregunta fue la de quedarme con lo que estaba haciendo porque si algo he aprendido a hostias en esta vida es que a la que te desvías un poco de tus objetivos acabas por A) no conseguir tus objetivos y B) no sacar nada del camino secundario. Así que me dije: pues ya que estoy escribiendo, intentemos rentabilizarlo de alguna manera y poco a poco. Patreon se me antojó como la plataforma ideal.
Pero antes he dicho que no había hecho el trabajo previo. Este trabajo consiste en hacer crecer la base de gente que estaría dispuesta a leerte y, además, pagar algo por ello. Mi base era pequeña y empecé a hacer ese mismo trabajo a la vez que el Patreon, así que ya sabía un poco en qué liga jugaba, pero la verdad es que me confié al pensar que entre mis contactos de Facebook podría encontrar más patrones. Pero no ha sido así. Epic Fail. Toca aceptar el fracaso. No es la primera vez ni va a ser la última. Hay diferentes motivos por los cuales la gente no entra al trapo: no les interesa lo que escribes o les parece una mierda, simplemente no tienen ganas de leerte, no has conseguido captar lo suficiente su atención como para que decidan perder su tiempo y su dinero con tus cosas, en verano apetece más tomarse algo en una terracita que ponerse a leer en el ordenador…
Todas estas son las conclusiones que había sacado sobre el tema, pero antes de escribirlas aquí quise preguntar a mi público objetivo (es decir a esos amigos de Facebook) si sabían qué era Patreon. Muchas veces me da la sensación de hacerme un poco pesado promocionando en las redes no solo mis cosas sino también la editorial. Tengo la sensación de estar bordeando una fina línea y que al dar un paso más puedo estar cayendo en el spam. Pero parece que no: De entre todas las personas que decidieron responder a mi pregunta, 18 sabían lo que era Patreon y 33 no tenían ni idea. Bueno, me consolaré pensando que un 15% de la culpa es del algoritmo XD
Por lo pronto he pensado lo siguiente: Seguiré un par de meses más con esto de Patreon. Haré un vídeo explicando lo que es y por qué le pido dinero a la gente (lo mínimo es un dólar, menos que un euro, ¡ey!), exponer más abiertamente el motivo por el cual lo hago aunque me dé vergüenza (esto da para otro tipo de análisis, lo sé), ir un poco más allá en cuanto a la explicación de los contenidos (otro mea culpa) y quizás encontrar la manera de que la gente haga clic.
¿Opiniones?

Mi página de Patreon.

Previous

Mi semana de “vacaciones de escritura” (más o menos)

Next

Ictineu Awards 2015 final ballot announced

1 Comment

  1. Yo tenía mi cuenta congelada por mucho tiempo, el hecho de no contar con seguidores es lo que hace de esta herramienta (para mí) inútil. Además, soy de los que prefieren “vender” el producto acabado, que no el proceso. Aunque luego la gente parece que no lo valoran nada, que si lo sacas sin más, creen que te sobra la pasta y no has sufrido para hacerlo, que le ha costado más el que ha llorado antes… cuando no es ni una, ni otra.

    Por otro lado, la situación es la que es y muchos, aunque quisieran, no pueden poner un € y menos en cosas intangibles como patreon (en cierto sentido). Coincido contigo con lo que la plataforma en castellano sería un plus a favor.

    Igualmente, he empezado a darle vidilla a mi cuenta aunque no llegue a nadie de momento y también tenía intención de hacer un vídeo y entrada en mi blog. Al tiempo. Puede ser una oportunidad para crear incluso más, aunque todo apunta, de momento, que no está hecho para mí.

Deja un comentario

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies