Ebook y libro de papel: ¿Productos diferentes para lectores diferentes?

Llevo bastante tiempo leyendo las opiniones alrededor del libro electrónico, desde antes de poner en circulación mi propio proyecto editorial, y hasta ahora me ha sido bastante difícil hacerme una idea sobre las bondades que cantan unos y las maldades de las que te avisan otros. Pienso que ni el papel ha muerto ni el ebook se va a imponer sobre el formato físico. Creo que es un formato más, que ha venido para quedarse, pero que de seguir un poco por donde vamos puede acabar por convertirse incluso en otro tipo de producto que no compita con el libro de papel porque va a pertenecer a una industria diferente.

Me explico: No creo que Orciny Press (microeditorial) sea competencia PRH o Planeta, porque jugamos en ligas diferentes aunque nuestro “cliente” suela ser más o menos el mismo, que no siempre lo es. Creo que podemos compartir una serie de lectores pero no otros. El por qué es obvio: los hábitos de consumo y la distribución hacen que sea más difícil acceder a nosotros, así que a priori nuestros lectores son el tipo de gente que no solo mira las mesas de novedades de la sección de librería de unos grandes almacenes. Tenemos que ganarnos a los lectores de otra manera, peleárnoslos y llegar a ellos por otro camino (otro día entraré en este tema).

Foto: Wikimedia Commons

Foto: Wikimedia Commons (James Pebook)

De la misma manera, creo que el libro electrónico está acabando por convertirse en otro tipo de producto diferenciado del libro de papel. Y así como compartimos lectores con Planeta, también compartiremos tan solo algunos lectores entre los consumidores de libros electrónicos porque estos tienen hábitos diferentes. Si nos fijamos, hay muchas editoriales independientes que aún no han dado el salto a publicar en digital. Esto suele ser motivo para que los defensores del ebook los tachen de anticuados o inmovilistas. Bueno, después de un tiempo poniendo libros en circulación en ambos formatos, tengo que decir que empiezo a entender el porqué de esta política editorial.

El principal motivo es de precio: ¿De verdad sale rentable editar en digital? No creo que ningún editor vaya a facilitaros sus datos de ventas, pero yo voy a mojarme un poco la puntita: según mi experiencia, no. Para que tu libro electrónico se venda, no lo puedes poner a más de 8€ porque el consumidor lo encontrará muy caro. De hecho, creo que 5€ está ya en el límite. Si a eso se le quita el 21% de IVA, el 25-30% que suele cobrar la plataforma, lo que queda para repartir entre autor y editor suele ser bastante poco. ¿Cuántos libros electrónicos se tienen que vender cada mes para pagar solamente la cuota de autónomos? ¿Y para pagar las tarifas de los profesionales?

Ahora voy a hablar de piratería. Lo siento. ¿Es el único mal de la industria editorial? Está claro que no, pero llega un momento en el que te planteas si no estarás haciendo el gilipollas. Como productor y consumidor de libros electrónicos yo también pienso que el DRM es un insulto a tus lectores y que al único que perjudica es al que ha pagado religiosamente por su ebook. No se lo quiero poner a mis libros porque si alguien me ha comprado un texto debería de poder leerlo en su lector, en su ordenador y hasta en fotocopias pegadas en la nevera si quiere y sin necesidad de tener que pasar el archivo por el Calibre cada vez que se cambia de máquina o se la renueva. ¿Pero qué pasa cuando subes un libro electrónico a una plataforma?

Exacto: lo de siempre.

Pero ¿quien se descarga un libro electrónico pirateado?

Creo que hay tres perfiles de persona que no paga por un libro:

A) El que no tiene dinero. Las medidas de austeridad que se han desprendido de esa estafa que llaman crisis, el hecho de que se meen en los derechos laborales de la gente y que se esté trabajando con ahínco en aumentar la brecha entre ricos y pobres hace que haya una gran masa de gente con ganas de consumir, que lo va a hacer igualmente, y que no pueden pagar. Los que están en este grupo de gente y se interesan por tu libro, seguramente lo descargarán.

B) El que descarga a lo loco y lo mismo le da ocho que ochenta. Es el acumulador, el que quiere tener teras y teras de cosas descargadas de las cuales consumirá como mucho un 5%. Lo más seguro es que no le interese tu libro y que nunca vaya a leerlo. Tampoco creo que haya que preocuparse mucho por este perfil porque no es una venta perdida (y desde luego, no constituye una merma).

Un inciso: Neil Gaiman dijo una vez que un lector que piratea un libro tuyo es un lector ganado. Y estoy de acuerdo en parte. Es posible que el que hoy se ha bajado un libro tuyo, si le gusta lo que ha leído, se compre el siguiente que saques. Yo también lo creo así. Es como el que se descarga el disco de un grupo pero luego va al concierto y a lo mejor también se compra una camiseta. Un “pirata” puede llegar a ser una inversión de futuro. Iron Maiden lo demostraron en una de las giras que hicieron por las ciudades donde sus discos se descargaban más. Acabaron ampliando fechas y comprándose un avión más grande. Pero también es verdad que la música no es la literatura y que en España no estamos acostumbrados a ir a lecturas de la obra de un autor o a pagarle por una conferencia (y siempre que podemos evitar soltar la mosca, lo hacemos, aquí somos así).

Y luego está el…
C) Aquel que puede pagar por un libro, pero prefiere gastárselo en unas cañas. Lo más seguro es que este tipo de persona no sea tampoco un lector ganado. Al respecto, os contaré una historia:

El fin de semana pasado puse una mesa en una feria de autoedición en la que había otras microeditoriales, escritores, ilustradores, dibujantes, fancines, etc. Estuve hablando un rato con un escritor que se acaba de autopublicar su libro y hablábamos del hecho de que el mismo día que subes un libro a Amazon, este aparece en cuestión de horas en las webs de enlaces. Ambos comentábamos resignados que es una mierda contra la que no se puede hacer nada y que es una lástima que tanto tiempo invertido al final no sirva para nada. Un minuto después comentábamos los libros de mi editorial y esa persona me dijo que no me iba a comprar uno de ellos en concreto porque ya se lo habían pasado en PDF.

Tengo que reconocer que en aquel momento me caí del guindo y que como decía Joaquín Reyes cuando imitaba a Robert Smith, me pegué “una hostia gótica”.

La conclusión que saco es que estamos tan acostumbrados al todo gratis que ya ni nos paramos a pensar en si lo que descargamos lo ha puesto en circulación un tipo que vende millones o un precario que cruza los dedos para que no le llegue la factura de la luz más allá del día 15 porque a lo mejor tiene que devolver el recibo. Todo lo que tiene que ver con el arte o la cultura, está devaluado hasta tal punto que ni tus compañeros de profesión (o a lo mejor es que no lo somos) entienden que detrás de un libro no solo hay un escritor, sino que también hay, por lo menos, un editor, un corrector, un maquetador y un diseñador; por no hablar de cuando hace falta un traductor.

Pero es una cuestión cultural y un hábito que ha venido para quedarse, al igual que los diferentes formatos. Y nos tenemos que amoldar a ellos. La industria discográfica no supo verle los cuernos al toro y creo que la del libro tampoco se la está sabiendo ver. Mientras, los pequeños haremos lo que podamos.

En mi caso, aquella conversación me ha tenido toda la semana planteándome incluso mi modelo de negocio. A estas alturas querría haber anunciado ya la portada del libro de #EscribeYa que iba a salir exclusivamente en formato electrónico y para el que ya tenía hasta un pequeño plan de marketing. Pero me ha hecho preguntarme si realmente vale la pena seguir con el ebook y si el único que saca provecho de las ventas de libros electrónicos no es única y exclusivamente Amazon.

Lo más seguro es que salga cuando estaba previsto, pero también he sacado la conclusión de que quizá un libro electrónico no es el mismo tipo de producto que un libro de papel y que no siempre está enfocado al mismo tipo de público. Me da la sensación de que se ha convertido en otra cosa, que puede constituir un tipo de producto en sí mismo o que puede ser complementario al libro de papel. Los que los producimos tendremos que elegir si queremos hacerlo o en qué tiempos con respecto al papel. Por suerte, hay otras maneras de editar en papel que no sean imprimiendo 1000 ejemplares de golpe y los libros puedan estar siempre disponibles. Pero eso es otra historia que debe ser contada en otro momento.

¿Has publicado algún libro en formato electrónico? ¿Qué conclusiones has sacado?

Previous

Curso: Configura Scrivener para escribir tu novela

Next

Os presento la portada de #EscribeYa

11 Comments

  1. Hola, Hugo, gran reflexión.

    Cuántas veces me he encontrado al típico colega que me llena el ebook de miles, millones de libros, por la face, que me va a “petar” el ebook, y yo soltarle que “no gracias, yo no pirateo, yo compro los libros” y claro, la primera reacción por su parte es quedarse callado y mirarme con ojos de lechuza, la segunda reacción es reírse a carcajadas y soltar: “no jodas, tú eres el tonto que pagas” y sí, le digo, yo soy ese tonto, porque me gusta apoyar esta industria, porque de lo contrario estaría traicionándome a mí mismo.

    No pirateo libros desde que fui consciente de lo difícil que era escribir uno. Y de eso ya hace bastante tiempo. Creo que los que estamos en el “mundillo” y nos gusta leer y escribir no deberíamos piratear libros, primero por decencia, y luego por sentido común. No te gustaría que te hicieran lo mismo.

    Luego están los demás, el “público”, la masa, que parece que viven inmersos en la cultura libre. La gente que piratea libros es la misma que se llega a quejar de la mierda de película que han visto (por supuesto descargada de internet) o que tal serie no es para tanto. Pero bien que les gusta cuando esa película es una obra maestra, o tal serie es la rehostia. No se dan cuenta de que en ambos casos es un artista. un escritor, un guionista, un ilustrador, llámalo X, en definitiva ha sido un creador que ha dado años de su vida por hacerlo lo mejor posible, pero este “público” en general no son conscientes de lo difícil que es sacar adelante un libro. Eso es lo que tendría que cambiar, no el mercado en sí, sino la mente colmena que existe ahora mismo.

    Ya sé que pido un imposible.

    Como sabes, no es tan difícil leer gratis y de forma legal en España, hay muchas webs que los dan gratis, luego están las bibliotecas, y las tiendas de libros de segunda mano a precios irrisorios, con que no hay excusa si quieres leer gratis, o casi gratis, pero lo que pasa es que el simple hecho de tener que buscar el libro ya es un plan agotador para muchas personas, les falta la inquietud, las ganas, ¿para qué? se preguntan, si lo puedo hacer con un solo click. A esos les da igual ocho que ochenta.

    Y respecto al ebook comparado con el libro en papel pienso que, más que productos diferentes, están hechos para un público distinto. El que lee en ebook lee más (no hablo con estadísticas a mano, corrígeme si me equivoco, pero creo que es así) y consume más en general, y el que lee en papel puede ser por diferentes motivos, porque le gusta tocar el papel, porque no le gusta los nuevos tiempos, etc… La verdad que a día de hoy, el libro en papel sigue siendo un regalo cojonudo, y creo que no va a desaparecer y que los dos formatos van a coexistir, los dos están para quedarse.

    Y nada más, perdón por la parrafada, pero es que el tema me enerva cada día más, buen artículo y a seguir así.

    Carlos

  2. Interesantes reflexiones.

    Yo me considero un lector de tipo C: puedo comparme los libros y en muchos casos me los “bajo”. El caso es que yo leo mucho, más de 20 libros al año (hay años que 50 incluso) y ni me planteo comprarme un libro físico que voy a tener que almacenar en algún lado para no volver a reeler más; podría regalarlos una vez leídos, y lo he hecho, pero… El principal qué es el precio, si es muy caro no se compra por caro, pero… es que desde un punto de vista del lector no sé cuál es el precio real que debería tener un ebook. Igual estamos pidiendo libros a 4 euros cuando directamente no se puede vender a ese precio.

    En cambio sí que soy de comprarme libros “técnicos”, aunque los tenga en formato electrónico. Por libro técnico entiendo todo lo que no sea novela, cualquier cosa que vayas consultar luego: ajedrez, informática, baloncesto… por decir temas en los que estoy interesado.

    Saludos,

  3. Yo creo que el libro electrónico debería ser algo así como un agregado al libro en papel. Como los DVD’s ahora, que te vienen con la edición en Bluray, la edición en DVD y la copia digital, todo junto. Que cuando compres un libro en papel, te regalen la edición en digital.
    Además, pienso que no se le está explotando todo el potencial al ebook., Tiene muchas posibilidades, pero nos quedamos en lo básico. El libro tal cual. ¿Y si ponemos un Cómo se escribió? ¿Relatos que amplíen el universo en el que se desarrolla? Cosas que a un lector le puedan interesar.
    Por un lado, como escritor autoeditado que soy, pienso que el pirateo hace daño. Sé que mis novelas están pirateadas, aunque no tengo cifras de cuanto se piratean. Tampoco lo investigo, la verdad. No me interesa demasiado.
    Por otro lado, es lo que comentas en tu post. El lado positivo del pirateo es que ganas lectores que, quizás en un futuro compren alguna novela.

    Respecto a si son productos diferentes, yo creo que sí. Al menos en cuanto a público se refiere. Supongo que los ebooks lo leerán personas más jóvenes, por eso la literatura juvenil triunfa tanto entre los autopublicados. Los libros “técnicos” como dice Xavi se compran más en papel porque son más fáciles de consultar.

    En temas de marketing, incluso cada género tiene un formato ideal.

    Saludos!!

  4. Un artículo muy interesante. Veo dos grandes bloques, uno que trata sobre el ebook como producto, y el otro su forma de venta.

    Como producto, discrepo en que sea algo distinto al libro físico, y estoy seguro que, con el tiempo, substituirá al papel como forma habitual de leer. ¿En qué me baso para asegurarlo? En la evolución de dos industrias culturales cuyos consumidores son los más propensos a usar tecnología, y que suelen ser las primeras en adaptarse a ellas: los videojuegos y el porno.
    Ambos sectores han experimentado un gran cambio en su consumo y adquisición, siendo la opción digital la más elegida. Atrás han quedado las revista y otras publicaciones especializadas de dichos sectores, y solo quedan las más importantes a duras penas. La mayoría de los usuarios ya no optan por adquirir los contenidos en formato físico y prefieren conectarse y ver qué hay de nuevo. Podría dar muchos ejemplos de esto, desde Steam a Redtube, y todas las variantes, pero creo que con lo dicho se puede hacer una buena idea.
    En cualquier caso, es una cuestión generacional. Con el paso del tiempo las nuevas generaciones impondrán las nuevas tecnologías, y el libro físico pasará a ser la versión del coleccionista.

    El otro tema es cómo venderlos. Está claro que uno de los principales problemas es el IVA, que es demasiado alto y no deja mucho margen, y los costes derivados de la edición son los mismos, exceptuando que no hay impresión
    La piratería y las descargas ilegales es un problema distinto. Como bien has indicado, hay el que quiere leer un libro (A y C), y el que hace acopio (B).
    La solución al A es sencilla: bibliotecas. Aunque actualmente las bibliotecas (casi) no compran libros y hay que regalarlos, y no verás ni un céntimo de los lectores que consigas. Se habló de un “impuesto” que tenían que pagar por cada libro que se preste, y se armó la marimorena. Al fin y al cabo, los escritores y editores son minoría y esto es una democracia.
    El caso del C empieza por la misma letra de caradura. Hay gente que ve normal pagar seis o más euros por una bebida, incluso hay quien va a una cervecería artesana y se gasta tres euros en una caña “porque es artesana”; pero todos creen que pagar por un libro (y cualquier producto cultural) es una estafa.
    Luego esta el B. Es cierto que no es un lector perdido, porque nunca te leerá, si es que algún día conoce tu existencia. Sin embargo, este individuo es un peligro, porque gracias a él, A y C consiguen los libros. B es quien hace la distribución del material y quien lo pone a disposición de los demás. Si alguien te dice “es que me lo leí en PDF”, un B se lo proporcionó. O dicho de otro modo, B es el pirata (¿B de bucanero?).

    Vaya tocho he metido…

  5. En mi experiencia (que no es mucha: 4 novelas) he vendido más en digital que en papel, aunque he vendido lo suficiente en ambos formatos como para tener que cotizar a Hacienda ;D
    Como lectora (yo sí que leo mucho: unos 10 libros al mes de ficción más un par de ellos técnicos, lo que hace una cifra de unos 150 libros/año más o menos), me he rendido a las ventajas del ebook. Hace ya tres años que apenas compro nada en papel, hasta el extremo de que si no está en ebook no lo leo en muchas ocasiones.
    Sin embargo, como autora, a la hora de editar mis libros, creo que es importante que ambos formatos estén presentes, sobre todo porque abarca un abanico de lectores mucho más amplio. Y sí, pienso que los costes de los libros eléctronicos se pueden mantener por debajo de 5 euros, siempre y cuando no haya traductor de por medio. No hay costes de distribución, ni de almacenaje. Y una cosa que a mí me ha funcionado divinamente y que no entiendo por qué las editoriales no lo usan es poner tu propia tienda virtual. Así, ni Amazon ni nadie se lleva tus beneficios. Y son realmente baratas de mantener. Si llevas de forma adecuada tus redes sociales, puedes atraer lectores a tu propia tienda digital. Pero, claro, hay que invertir tiempo en formarse en marketing online (cosa que por lo que parece la gran mayoría de las editoriales no está dispuesta)
    Me temo que los piratas escanean los libros de papel, con lo que el no publicar en ebook no te salva de estar pirateado. Que se lo pregunten a Cotrina, que sacaron antes “La canción secreta del mundo” en ebook, los piratas, que él.
    Y ya. Siento el testamento, pero es que me has tocado la fibra sensible.

  6. Yo soy un lector tipo D, descargo un libro digital qu eme hayan recomendado y si me gusta me lo compro en papel, porque….quiero tenerlo en papel, no se si me explico. Un ebook son 1s y 0s, no tengo la sensación de que tenga “valor”, es algo dificil de explicar.

    Tengo cerca de 500 libros en papel, cuando llega mi cumpleaños, mi mujer me lleva a una conocida librería de Barcelona y me dice: “este año te regalo X € en libros” y yo cojo el carrito con una sonrisa de oreja a oreja, como un niño pequeño, y recorro los estantes buscando los libros que he ido a puntando. También reconozco que no tengo demasiado criterio, y si el libro me ha gustado como para terminarmelo, considero que es digno de estar en la estantería.

    Reconozco que es algo que no me pasa con las peliculas o las series, pero si que me pasa con los libros. Recientemente veia en amazon los comentarios y notas sobre “Palabras radiantes” de Sanderson, votos y comentarios negativos donde lo único que decían es “le doy una estrella porque no hay ebook”, una minoría se quejaba del precio (es bastante caro), luego hay casos de estafas flagrantes como ocurrió con los lirbos de “el hombre marcado” o el último de la saga de Geralt de Rivia, que el editor decide dividirlo en dos volúmenes, al mas puro estilo hollywood para sacarme mas “dineros”. Que lo hagas con el último de Geralt de Rivia, te va a salir bien, ya has comprado toooooodos los anteriores, no vas a cagarla por el último, pero en el caso del “el hombre marcado”significó que cancelasen la publicación…

    Soy un gran defensor del libro en papel, disfruto de la comodidad del ebook y espero fervientemente que nunca desaparezcan los libros en papel.

  7. Xurxo

    Dos que añado:

    D ) que sería el que compra libros en papel o digital de autores hipermegaconocidos, por que ya conoce al escritor y sabe como son sus libros, la temática que suele escribir y lo bien que cuenta las historias pero los nuevos escritores que empiezan publicando pues prefieren bajarlos de Internet no vaya a ser que se arrepienta de la compra o es un mojón de libro porque el autor no es conocido.
    Por eso a muchos escritores noveles les cuesta sacar adelante los nuevos libros.

    E) a dia de hoy sigue habiendo gente que les cuesta o no confían en compras digitales por eso los ebooks en España cuesta arrancar.

    Firmado: horuheoshi :)
    Saludos!

  8. Yerba Nohay

    Soy lectora de libros electrónicos por varios motivos:
    Uno no menor, es que puedo calibrar el tamaño de lo escrito con lo cual no necesito usar anteojos (gafas, lentes) para leer. Me molestan.
    A mi país, hay una gran cantidad de libros que llegan con retraso, y si no son “best sellers” muchos no llegan NUNCA.
    Otras veces están en inglés y no hay traducción… y por supuesto no llega el libro a la librería común solo a la especializada en libros en tal idioma. Allí, suelen ser, en su mayoría, de texto o los que quieren los jovencitos de colegio.
    El precio no es un asunto menor, cuando los libros son, en su mayoría, importados (hablo de lo q sucede en mi país).
    Por último, el espacio. La mayor parte de los libros de ficción que tengo en papel, se pasan años ocupando lugar en los estantes y no los relee nadie. He optado por regalarlos a mis amigas y ellas hacen lo mismo una vez que los leen. Hoy en día hay poco espacio en los departamentos.
    Así que, ciertamente, prefiero el libro electrónico a muerte.

  9. Alex

    Respecto al formato, desde el punto de vista del lector es infinitamente mas útil, versatil, cómodo y ventajoso el ebook. Los únicos argumentos que pueden aducirse en favor del papel son muy subjetivos, como el “olor del papel”, el tacto, etc. Es decir, cuestion de manías personales, o gustos si se prefiere.
    Desde el punto de vista del editor está claro que el papel es más rentable. Pero siempre que se analiza esto desde el punto de vista del editor se expone un escenario de papel vs ebook que creo que es erróneo. Debería ser papel vs papel + ebook. Respecto a la gente que ve caro un ebook por más de 5€, no lo entiendo, un libro es un libro. Si el libro vale 22€ yo prefiero pagar 22€ por el epub que por el de papel. Es más, ante el ebook a 22€ y el de papel a 5€ me cogeré el ebook. El papel no lo quiero para nada, amarillea, se estropean las tapas, ocupa sitio, se llena de polvo, pesa… y que hago con el una vez leído ¿lo tiro?
    Si no se quiere renunciar a la edición en papel por rentabilidad hay opciones para seguir satisfaciendo la demanda de ebook:

    -Sacar también el ebook al mismo precio.
    -Dar un código con la compra en papel para descargarse el ebook también.
    -Ofercer el ebook al que se compra el papel “por 1€ más”

    Respecto a la piratería, hace ganar, muchos, pero muchos lectores a los autores y las editoriales.
    Por otro lado un editor avispado podría usarla en su favor. Cuando saca su edición en papel, espera a que aparezca el ebook pirata, se lo baja, y con una reforma mínima tendrá su edición digital lista para poner a la venta, a coste cero. La gente que se dedica a hacer las versiones piratas normalmente deja hecho un ebook de muy buena calidad.

  10. Hola,
    mi nombre es James Pebook y me dedico profesionalmente a la fotografia. Puedes ver mi profile en este enlace: http://jamespebook.com/about/

    Te contacto porque he visto que estas usando una fotografia mia en tu blog. Concretamente en este post.

    Esa fotografia fue hecha por mi. (Puedes ver mi portfolio en este enlace http://jamespebook.com)

    No me importa que blogs de calidad como el tuyo usen mis creatividades porque ello ayuda a difundir mi trabajo.

    Sin embargo te quería pedir por favor que enlazaras la fotografia o añadieras un enlace a mi blog (http://jamespebook.com) como una forma de retribuir mi trabajo y ayudarme a captar clientes.

    Te doy las gracias por anticipado y si en el futuro crees que podemos cooperar en algun proyecto no dudes en ponerte en contacto conmigo.

    Un saludo

    James Pebook
    Photographer
    http://www.jamespebook.com
    Email:james@jamespebook.com

    • Hugo

      Hola James:
      Por supuesto, no tengo ningún problema en acreditar convenientemente tu trabajo, al revés. Si utilicé esta foto fue porque la encontré en Wikimedia Commons, así que quizá querrías también ponerte en contacto con ellos.
      Un saludo.

Deja un comentario

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies