Sobre “La ciudad y la ciudad” de China Miéville

Desde que lo descubrí con La estación de la calle Perdido hace unos meses, me convertí en fan absoluto de China Miéville y ahora, con la segunda novela suya que leo, me tengo que reafirmar en mi fanatismo.

La-ciudad-y-la-ciudad

 

La ciudad y la ciudad habla de la investigación del asesinato de una chica desconocida en Beszel, una ciudad que está superpuesta a otra, Ul Qoma. Sí, ambas ciudades-estado ocupan el mismo espacio físico. Las dos ciudades comparten algunos espacios (es decir, están en los dos sitios a la vez) y otros están solo en una de ellas, como separados en distintas dimensiones. Cada una de las ciudades tiene sus particularidades arquitectónicas, su idioma y su sistema de gobierno. Son ciudades rivales pero si en algo coinciden es en la protección de sus fronteras. Como desde una ciudad se puede ver la otra, hay una serie de colores que la gente no puede vestir en Beszel y otros que no se pueden vestir en UlQoma para que a los ciudadanos de ambos lados les sea más fácil distinguir a sus conciudadanos de los extranjeros. Porque sí, se puede ver lo que hay en la ciudad vecina… solo que toda interactuación, aunque sea simplemente en forma de mirada al otro lado, es ilegal y solamente puedes relacionarte con los que están en tu lado. Da igual que estés siendo testigo de un crimen o que una ancianita se haya caído en la calle y la quieras ayudar: si eso sucede en la otra ciudad, tienes que hacer ver que no lo has visto, porque de hacerlo estarás cometiendo un grave crimen y caerás en manos de La Brecha. Esta Brecha es una suerte de cuerpo de seguridad que vela por que las fronteras no se crucen y la gente no interactúe con el otro lado. Los que lo hacen, son detenidos y desaparecen.

En este contexto, los ciudadanos tienen que “desver” a la gente que pasa por su lado, “desoír” lo que dicen y “desoler” su comida. Las personas son educadas en estos procesos desde pequeños y viven toda su vida ignorando deliberada y ostensiblemente (nadie quiere que sospechen de que ha podido cometer una infracción) lo que sucede a escasos metros.

Este concepto me parece completamente alucinante y es en el que se desenvuelve la novela. Así pues, lo que al principio parece una simple investigación de asesinato un poco complicada se acaba convirtiendo en una rocambolesca lucha contra la burocracia y este sistema tan extraño, pero que Miéville es capaz de explicarte tan bien. Es posible que lo que acabo de escribir te suene a chino. Da igual, lee el libro y lo entenderás todo porque el autor, a diferencia de en otras obras suyas, aquí va al grano y este galimatías interdimensional te lo explica a la perfección.

Se podría decir que La ciudad y la ciudad es una novela negra clásica, solo que al ser escenificada en tan extraño escenario, se convierte en un apasionante thriller de ciencia-ficción, aunando lo mejor de ambos mundos.

El libro es también una crítica a la burocracia y lo hace llevándola al límite. Sus protagonistas son como personajes extraídos de una pesadilla del mismísimo Kafka que no paran de darse de bruces contra los hombres grises de las dos ciudades y de la Brecha.

Es también una novela sobre tabúes y constructos culturales, todas esas normas sociales que desde siempre nos han dicho que debemos seguir y que en realidad no pasa nada si las quebramos, pero podemos sufrir unas consecuencias sociales por ellas. En este sentido, Miéville crea el epítome de los constructos, el invento máximo: fronteras imaginarias entre dos ciu

dades que están ahí compartiendo un mismo espacio pero que se ignoran la una a la otra deliberadamente. La maestría del autor está en hacernos creíbles estas exageraciones, que llegan a ser esperpénticas, para llevarnos por la historia como quiere.

En resumen, un fantástico texto para los amantes de la novela negra que gusten de dar rienda suelta a la imaginación o para los amantes de la ciencia-ficción clásica, porque también tiene mucho de eso. Y para los iniciados en Miéville, deciros que no os va a defraudar. Merecedora de todos los premios que se llevó en 2010.

Previous

Sobre “Cenital” de Emilio Bueso

Next

Sobre “Alif el invisible” de G. Willow Wilson

4 Comments

  1. Acabo de ver este libro en unos grandes almacenes al precio de 3€ y me ha llamado mucho la atención que hubiera ganado el premio Hugo. Ahora gracias a tu reseña, no me quedan dudas de que lo adquiriré.

    Saludos!

    • Hugo

      ¡Vaya! Eso quiere decir que lo han saldado. Es una lástima, pero yo no perdería la oportunidad de tenerlo por 3€. Es una lectura fascinante. :)

  2. Buenas de nuevo! Acabé de leerla y la verdad es… que me ha decepcionado un poco. Esperaba, por todos los premios que ha ganado, que fuese más fantástica. Aun así no está del todo mal, me encantó la idea de las dos ciudades. Es genial! y desde luego es lo más motivador para seguir con la lectura.

    Te dejo el enlace de mi reseña. Un saludo!

    http://ellectorinvisible.blogspot.com.es/2015/05/la-ciudad-y-la-ciudad-china-mieville.html

    • Hugo

      Bueno, me alegro de que te gustara a pesar de la decepción. ¡Muchas gracias por compartir tu reseña!

Deja un comentario

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies